Crítica “El Rey León” (2019)

Y otro remake más de Disney…
Después de meses de su estreno oficial en los cines, me puse a ver la película en la comodidad de mi casa con una extraña pregunta: ¿Por qué algunos de los que la vieron me comentaron que el film es “El Rey León” pero con animales reales? Es decir, me dejaba marcado que es la misma película nada más que actualizada. El director de la película,  Jon Favreau, ya había dirigido otro remake en Disney sobre “El libro de la selva” que, dentro de todos los regresos de la industria a carne y hueso, me pareció el mejor. Tenía mis dudas antes de iniciarla, pero esas desaparecieron a los 5 minutos.

El nuevo “El Rey León” es una obra teatral que imita a un documental de Animal Planet de su forma más descarada posible. Desde el arranque queda en claro que el espectador jamás podrá empatizar con personajes hiperrealista que hacen un pseudo sincro labial con los actores de voces. Son animaciones que imitan casi a la perfección el mundo real, pero que dejaron el costado humano para centrarse en una historia que, en principio, ya conocemos y se olvidaron totalmente de la magia que puede producir la animación.

Por lo que sentí eso, los protagonistas hablan, discuten, gritan, ríen pero uno solo puede ver un animal construido por la computadora que mueve la boca sin ninguna expresividad. La mejor forma de sentir algún sentimiento en la película, o mejor dicho, la manera de sentir conexión con ella es cerrando los ojos e imaginartela. Recuerdo que el por año 2005, Animal Planet sacó una novela llamada “El reino del suricato”, que mezclaba escenas de un documental con narraciones ficticias donde se contaba la historia diaria de un grupo de suricatas en el desierto del Kalahari. Esa serie tenía más imaginación, acción, suspenso, amor que el pastiche de Favreau, se las arreglaron con poco para hacer algo medianamente entretenido.

Además, una de las mayores intrigas que tuve al mirar la obra de Disney fue la de qué le agregaron para que dure media hora más que su versión original. Esos tiempos que sumaron se usaron para mostrar con más profundidad los fondos, le dieron más minutos a Nala como en la escena que se escapa del reino de Scar para buscar ayuda, un par escenas de Timón y Pumba sin química; y caminatas, muchas, caminatas que no le agregan nada más a la historia y que en la versión animada en 2D se soluciona fácilmente con unas buenas transiciones. Necesito aclarar que las escenas musicales no tienen ni color ni profundidad, los actores de voz se ponen a cantar y la animación hace alguna caminata o, normalmente se mueven lentamente mientras se abre y se cierra la boca.

Al terminar la película, mis ojos fueron directos al navegador para saber qué referencias usaron y cómo se realizó el film. Me encontré con un storyboard poco expresivo en los rostros, imponiendo la idea de hiperrealismo o, en el caso que se muestre una versión viva de la escena, se optó por estandarizarse en la película dejando poco espacio para el artista y olvidando, al fin y al cabo, la esencia principal de su antecesora. La obra logra dejar todas las escenas coloridas, movidas y, en definitiva, animadas para pasar a algo más cercano de real, en el mal sentido. Porque sigue siendo animada, nada más que hicieron lo posible para que espectador se olvide que es computarizada, que tras  ese gran apartado técnico solo queden voces humanas y unas simples maquetas que emulan lo que hablan. Una obra radial donde se nos impone imagenes de animales. Sin amor, sin diversión.

storyboar rey leon

Imagen: Disney

¿Cómo la maquinaría de animación más importante del mundo puede hacer una película donde la animación no es la protagonista? La ironía me parecía descabellada, pero Disney sabe muy bien que estas películas atraen al público. En la industria siempre es mejor vender algo ya conocido que apostar por lo desconocido. Para ponerle números, la obra recaudo 1.657 miles de millones de dólares y fue un gran éxito que alargará la vida de los reboot, remakes o versiones de carne y huesos a toda la filmografía de la compañía que tanto ya conocemos. Por lo queda prepararnos para la segunda oleadas de esta clase de película y esperar un largo rato para volver a emocionarnos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s